Blogia
Hoy es el primer día del resto de tu vida

Lo que se puede aprender pegando la oreja en el metro

Lo que se puede aprender pegando la oreja en el metro

Hay que ver...

Sólo con escuchar alguna de las conversaciones que ocurren alrededor de uno se pueden aprender muchas cosas.

No me refiero a poner la antena y captar todo lo que se oye, si no esos trozos de conversación que se pillan de vez en cuando, cuando uno va distraído, en el metro por ejemplo.

Se pueden oir todos los chismes, cotilleos y últimas horas de los vecinos/amigos/conocidos/compañeros/profesores/jefes/etc, pero también se pueden sacar cosillas que valen la pena. A veces incluso hay conversaciones que para quienes las mantienen son de lo más serio, pero para alguien ajeno que las escucha puede resultar lo más gracioso del mundo.

Se pueden aprender desde truquillos de cocina, de coches, de cómo escaquearte un rato en el trabajo, maneras de peinarse, productos de belleza, juegos de ordenador, tiendas de ropa de rebajas... hasta los secretos más truculentos de algunas personas.

Sin ir más lejos el otro día oí en el metro la conversación de dos chicas, muy monas ellas. Hablaban de ropa. Más concretamente de faldas:

Chica1: Claro tía, es que con el frío que hace no puedes ir sin unas buenas medias debajo.

Chica2: Ya tía, pero es que tengo que estar de pie muchas horas en el trabajo y se me bajan todo el rato. Las que tienen silicona no, pero ¿sabes? las otras sí y, o sea, paso de estar con los pantys caidos.

Chica1: Pues ¿sabes qué? Yo tengo un truco para eso. Cuando lo hago no se me caen las medias.

Chica2: ¿Pero éstas que llevas ahora tampoco? Es que, tía, esas que llevas son de las que se caen.

Chica1: Pues a mí éstas no se me caen. ¿Sabes cómo lo hago? Me pongo unas bragas por encima.

Chica2: ¿Por encima de las medias? ¿Y debajo?

Chica1: Pues debajo como siempre y por encima unas braguitas de las que se ajustan, para que mantengan las medias en su sitio.

Chica2: ¡Qué fuerte tía! ¡Es súper buena idea! En cuanto llegue a casa lo pruebo.

Y ahí ya dejé de escuchar. No sé si lo probaría, si se pondría algo "por debajo" o si se le volverían a caer las medias.

Está bien que tengas tus truquillos para evitar depende qué situaciones, que los usará más o menos gente, pero otra cosa bien distinta es que los vayas aireando a los cuatro vientos. Que nunca se sabe quién puede estar escuchando....

Así que ya sabeis, cuidado con las antenas...

(foto: http://www.compostelawireless.net/modules/news/images/topics/antena_dibujo.gif)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres